viajar a myanmar 2016 preparativos

re-capacitar. Tod@s podemos viajar libres

Creo que voy a romper el orden cronológico del blog. Me toca escribir con lo que ahora mismo me ocupa los preparativos para viajar a Myanmar.

preparando la mochilaUn viaje comienza en el momento en el que se gesta la idea. A partir de ahí se desarrolla una cadena de acontecimientos que se culmina en el momento de la visita. A saber, las imágenes, las proyecciones mentales, las espectativas se empiezan a dibujar en la imaginación, con lo que de nuevo te vuelves a abstraer de la monotonía del área de confort conocida.

Ya está puesto en el título. Voy a Myanmar (antigua Birmania). ¿Por qué a un lugar poco habitual del Sureste asiático?.

Empieza con una experiencia previa y muy grata. El como surgió mi viaje a la Isla Reunión en el año 2008. Es una anécdota interesante:

No sabía a donde viajar en vacaciones, pero sabía que no me quería quedar aquí, además me apetecía viajar solo, lo que no genera ninguna clase de debate sobre el destino. Me fuí al sitio de una becaria con un mapamundi, previamente impreso, en las manos. Le dije toma este boli, cierra los ojos y marca un punto al azar. Sucedió aquello más probable, la punta del bic cristal cayó en el agua al este de Madagascar. Nueva prueba y cae en Brasil. Tampoco me sirve, ya estuve hace unos años.

Un poco decepcionado me volví a mi sitio, pero se me ocurrió ampliar en Google Maps el lugar cercano a la gran isla africana apuntado en primer lugar. Comenzaron a aparecer una serie de pequeñas islas, Seychelles, Mauricio y La Reunión. En el acto Seychelles quedó descartado por aquello de la masificación turística. De las dos que quedan Reunión me llamaba especialmente la atención por aquello de mi pasado montañero y que allí nació la actividad actualmente conocida como barranquismo.

Decidí seguir la misma lógica. Esta vez la mano inocente sería mi jefe, le escogí con un poco de , le irritaría (con humor) ser la mano inocente de mis vacaciones. Descargué un listado de 238 países. Realmente no hay tantos, una buena parte de la lista son colonias. Le dije -dí un número entre 1 y 238-. Salió el correspondiente a Portugal. No me servía por las dos visitas que ya había hecho en el pasado. Le pido otro y sale India.

Entonces, otra vez. ¿Por qué Myanmar?. En el presente India es un lugar que me da «pereza» visitar, a pesar de sus muchísimos atractivos. En parte porque la gente Indi que conocí en Nepal no fue agradable en el trato (se que fue mala suerte). Entonces, que lugar escoger para ir de vacaciones. -Ve a Tailandia-, me dijo un amigo. Bien es un lugar muy interesante, además no conozco el exótico Sureste asiático. El exotismo no es un motivo que me atraiga, pero ya conocía a gente que fue a este lugar, vi fotos y escuché historias y es muy muy atractivo.

Hablando al día siguiente con una amiga a la que quiero un montón me dijo que por qué no iba a Birmania. -Uuum, es un tema digno de meditar-.

Un día después, quedé para salir a tomar algo con los amigos de Tai-Chi de Leganés. Cuento la idea de Tailandia y para mi sorpresa me responden con algo que ya consideré una señal del hado. -¿Por qué no vas a Birmania?, nosotros estuvimos hace algunos años y es precioso y poco turístico, además llama la atención lo limpios que son dentro de sus medios y la gente es genial-

Aquí ya se despejaron mis dudas. ¡Voy a informarme!. Dos personas muy distintas en dos días consecutivos me han recomendado lo mismo.

Mapa de Myanmar
fuente Google Maps

En fin, la apariencia es que viajar sólo, como suelo hacer,me atrae, aunque dejaré algunos mensajes en foros y páginas de facebook, y si alguien se anima, bien.

Creo que se presenta, por el aparente nivel de desarrollo, el ritmo con el que estoy teniendo mis crisis consulsivas y mis sensaciones, como algo que tengo que pensar muy bien.

Lo miro despacio, como a continuación relataré y parece que va a ser poner en un nuevo punto el límite de lo razonable, pero no veo motivos, que sean capaces de convencerme para no ir. Aunque si fuese una persona con «dos dedos de frente», en el sentido en el que lo entiende el conjunto de la sociedad, me buscaría otro destino mas fácil. Me iría a Cuenca.

Lo primero es conocer el clima, las estaciones, la época turística y mirar precios de billetes de avión. A pesar de que las mejores fechas son entre Octubre y Febrero, el grueso del turismo va entre el 15 de Junio y Septiembre, cuando todavía es época de Monzón.

Intento mirar Julio. Todos los billetes de 750 Euros en adelante. De repente se me pasa por la cabeza ajustar la ida dentro de lo que todavía es la temporada baja, pero que el grueso de mis vacaciones (3 semanas) caiga del 15 de Junio en adelante. Al final la mejor combinación va del 11 al 29 de Junio, dejo un par de días a la vuelta para recuperarme del jet-lag antes de volver al trabajo. 525 Euros, que al final son 585 porque por intuición decido incluir un seguro de cancelación. Que gran acierto, espero que escoger el destino siguiendo esa misma intuición, suponga lo mismo.

Mi padre ha sido hospitalizado por un problema cardiaco. Para variar, y por suerte se está recuperando deprisa, con lo que mi viaje ha caído mucho en mis prioridades existenciales. A día de hoy todavía no se si tendré que cancelar la aventura, si existe un empeoramiento en el estado de salud de mi progenitor mandaré todo al garete.

En este compás de espera, continúo con los preparativos, pero siempre facilitando la cancelación. Ya me he «pillado los dedos», como suelo hacer siempre comprando el billete, con lo que me veo bastante obligado a ir. Realizo los siguientes pasos:

  • Pongo algunos mensajes en los que dejo abierta la puerta a que se apunte mas gente: Dos páginas de facebook y otros dos foros de viajeros
  • En un foro me han dicho que no puedo viajar por mi cuenta. Necesito confirmar esta información: 5 viajeros diferentes me dicen que esa es una información desfasada
  • Las vacunas. Es un tema al que presto atención, pues deberían ser muchas y no conozco las posibles interacciones con mi epilepsia y los medicamentos que tomo: Llamo al centro nacional de vacunaciones para pedir cita y ponérmelas por la S.S. que para eso pago impuestos. No tienen citas hasta finales de Julio. Entonces he de hacerlo a través de un médico de la sociedad que me asegura gracias a una póliza que paga la empresa. Fiebre Amarilla, descartada. Quizá la que tiene más interacciones neurológicas, esto hará que cuide más la alimentación y el agua. Rabia, descartada, ya es tarde para ponérsela, lo mismo sucede con la Hepatitis B. Evitaré las visitas a zonas rurales muy aisladas, cumpliré escrupulosamente las pautas para evitar picaduras de insectos y no tendré relaciones sexuales sin protección de barrera, lo que viene a ser condones. Así que me pondré la Hepatitis A (estoy a tiempo) y la difteria (a pesar de ser relativamente fuerte, es una enfermedad muy grave que se transmite por el aire), pero no a la vez. Dejaré unos días de separación para afrontar los posibles efectos secundarios.

    formulario de visado online en oway.com.mm
    fuente oway.com.mm
  • El visado: Haré lo que se llama visado a la llegada. Contactando con una agencia de viajes, hotel o empresa que te «invite», es expedido en el aeropuerto de llegada previo pago de las tasas.
  • La ruta: Dos semanas que es el tiempo efectivo que estaré en el país no da para mucho, así que será algo entre lugares relativamente accesibles. Además la época de lluvias hace intransitables y aisla lugares más «fuera de ruta».
  • Reservar los hitos: Esto significa que el haber reservado algunos alojamientos en un lugar determinado en una fecha concreta me fuerza a lograr ciertos objetivos. Todo lo reservado, por las cuestiones personales que he explicado es cancelable
  • El seguro médico: Ha de ser de los llamados para «viajeros con enfermedades preexistentes». Lo dejo para el final (que esta vez no será el último día), ya que se hace facilmente por internet.

Continuará en breve 🙂