para viajeros con enfermedades crónicas

re-capacitar. Tod@s podemos viajar libres

Bueno, hoy toca escribir sobre consejos para viajeros con enfermedades crónicas. Es muy sencillo, tan solo tengo que enumerar y desarrollar todas aquellas cosas útiles dentro del orden social en el que vivimos y que yo no llevo a cabo. Veamos.

Consejos para vipreparando la mochilaajeros con enfermedades crónicas

  • Realizar viajes en grupos programados: Entonces directamente estás en el blog erróneo. Precisamente el saltarme este punto es el que me lleva a tener un conocimiento mas profundo de las dificultades logísticas para viajar con una enfermedad crónica. Además también nos puede tocar viajar por trabajo y es útil conocer todo lo que relato.
  • No viajar sólo: Venga va, aquí me habeis pillado (casi me da la risa mientras escribo estas palabras), pero lo aconsejo de verdad. Yo esto me lo suelo saltar a la torera, pero siendo consciente de los riesgos que asumo.

  Viajar con compañeros tiene ventajas importantes, aplicables tanto si estas sano como una manzana, como si no.
Se da una situación de apoyo mutuo. Hay ocasiones, que despues son las anécdotas mas interesantes, en las que se dan hechos que «escapan a nuestro control»: Una gastroenteritis, problemas con el cambio de moneda, un agente de aduanas cabezón que no entiende que parte de su trabajo ha hecho mal el personal de tierra,…

  Suele ser bastante fácil encontrar compañeros de viajes a traves de foros como lonelyplanet, losviajeros, multitud de grupos de facebook,… Además si mas que el destino lo que quieres es salir, puedes simplemente echar un vistazo.

  Hay una cuestión de sentido común. Hablar con tus compañeros de las circunstancias en las que viajas: Sin hacer un drama, ni revestirlo de solemnidad, normalmente, decir que vas con tu diabetes, tus migrañas, tu lo que sea, resolver dudas y demás. La gente que viaja de manera independiente suele tener un comportamiento normal, libre del mar de prejuicios del que está lleno la sociedad. Y si tus compañeros no muestran una actitud racional, busca otro grupo u otro viaje. En esto me ha sido hasta ahora sencillo, han sido viajes del que el promotor del mismo era yo.

  • Informarse del estado de la Sanidad en el destino: A saber, si es España, pública «universal»(si no eres un inmigrante dentro de los que el gobierno considera indeseables) y gratuita. Nos podemos quejar, lo que tampoco está mal, pero en España tenemos uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, a pesar de la evolución que está teniendo.

    Puede darse la situación de que estés viajando a Chile, donde por experiencia, los hospitales públicos son realmente reguleros e incluso te dan el alta de una forma un poco prematura para reducir los gastos. Puedes estar en sitios como Estados Unidos, Reino Unido o Emiratos Árabaes donde o pagas o a la beneficencia.

  • Planificar la ruta intentando que la asistencia médica necesaria no quede muy «remota»: ES UN BUEN CONSEJO. Pero que solo lo he llevado a la práctica una vez en mi vida, y a regañadientes(contra mi mismo), porque no podía negar la evidencia de que mi estado general no era bueno. Me significó en la práctica no conocer puntos «fuera de ruta» mas «auténticos». Pero ahí cada cual que sopese, se informe y decida.
  • Inscribirse en el registro de viajeros del Ministerio de Asuntos Exteriores: Es interesante llevar una ruta aproximada con fechas aproximadas de paso. Este es uno de esos consejos útiles, que nunca he llevado a cabo y que puede facilitar mucho tu localización a los cuerpos diplomáticos.
  • Tener informes médicos actualizados y su traducción al inglés: Debe constar claramente la medicación que se toma expresada tanto en la marca comercial que se toma en España, como el nombre genérico a nivel internacional del medicamento.
  • Comprar medicación de sobra antes de salir: En mi caso yo vivo en la Comunidad de Madrid, donde esta instaurada la receta electrónica. Esto significa que el médico de cabecera me ha de desactivar la receta en el ordenador, expedirme todas en papel.
  • PEDIR CIERTO EXCEDENTE DE MEDICACIÓN: Ningún médico va a negarse a hacer esto. Es muy normal perder algo de medicación, un blister, unas pastillas,… Tanto viajando como sin viajar.

ANTES DE PARTIR

  • LOS SEGUROS

Joder, seguramente si se tiene alguna dolencia crónica, es un tema que trae de cabeza a la hora de viajar. Si vas a uno de esos países que no tiene una sanidad pública decente, independientemente de la diversidad funcional.

Preexistencias. Esta es la palabra clave. En todos los seguros, una de las primeras condiciones generales es que no se cubren las consecuencias médicas que se deriven de enfermedades preexistentes (preexistencias). No, no hace falta irse a mirar la letra pequeña del seguro. En todos está entre las primeras condiciones generales.

 

Cuando decidí informarme un poco en serio con respecto a este tema, busqué insistentemente por internet, consulté en foros, llamé a aseguradoras, consulte en los chats en linea de las webs de las mismas.

Findavalmente encontré información de que Mapfre tenía un seguro adecuado para estas cuestiones. Me pareció estupendo porque además tengo una oficina de mapfre cerca de casa. Le consulté al agente y categóricamente me dijo que no existe NINGUNA aseguradora que haga seguros específicos para personas con enfermedades preexistentes. Cogió un papelito y me apuntó dos nombres «ARAG» y «Europ-assistance«, me dijo que les consultase que son los que mas gama tiene y mejor especializados están en seguros de viajes.

Llamé a ARAG y me dijeron que no tenían ningún seguro de viajes que cubriese preexistencias. En cambio Europ-assistance, me dijo que solo en uno de ellos si tenían cierta cobertura para estas circunstancias. Pero solo cubrían los gastos en caso de agravamiento de la enfermedad durante el viaje, no todo lo que te pase si tienes una enfermedad crónica. Además el seguro a contratar excedía con mucho lo que yo necesitaba y me salía mas barato (en este caso concreto), contratar un seguro con ARAG, que para viajes en general me gustó mas y pagar de mi bolsillo un par de pasos por urgencias. Es una decisión individual valorar estas cuestiones, dejo la información aquí y cada uno que decida. Es decir, si hubiese tenido que viajar a Suiza habría sido mas recomendable (si quieres ir muy cubierto), contratar este seguro, pues la sanidad es muy cara. Para otros destinos, sale mas a cuenta pagar de tu bolsillo las posibles incidencias.

Pero al fin y al cabo, si se quiere hacer un planteamiento muy «conservador» y estar muy seguro, como me dijo una vez una amiga, vete a Cuenca de vacaciones.

 

  • «Subir a la nube» imágenes de los informes médicos: Y llevar contigo copias físicas.
  • Revisar de forma un poco «paranoica» que toda la medicación va en el equipaje: Esto lo digo por experiencia propia. En una ocasión al cerrar el equipaje, por quedar una cremallera abierta, se cayó al suelo una caja de medicación y tuve que darme media vuelta desde San Petersburgo y abortar mis vacaciones

CONCLUSIONES

Una cosa es segura, no se puede evitar los riesgos al 100% y no se puede, a mi parecer, el hecho de disfrutar de un viaje en pos del miedo por lo que pueda pasar. Aunque esto trae a mis allegados de cabeza soy de los que considera mas importante vivir que estar vivo.

En cualquier caso espero que estos consejos sirvan de ayuda.

Aquí dejo por último la imagen enlazada a la web del registro de viajeros del ministerio de asuntos exteriores.

Registro viajeros asuntos exteriores. Nueva ventana
Web del registro de viajeros del Ministerio de Asuntos Exteriores